jueves, 10 de abril de 2008

Geología de Escocia





































Escocia posee una enorme diversidad geológica para un territorio de su tamaño. ha sido objeto además de numerosos descubrimientos significativos, que han marcado el desarrollo de la geología.
Las rocas más antiguas de Escocia son las gneiss lewisianas, que datan del período Precámbrico, hace unos tres mil millones de años, de este modo se encuentran entre las rocas más antiguas del mundo. durante este momento se formaron también las rocas areniscas.
Posteriormente, se formaron depósitos de tipo sedimentario durante el período Cámbrico (hace 490 millones de años), metamorfoseándose algunos de dichos depósitos en la serie del Dalradiense.
Durante el período Silúrico (hace de 443 a 416 millones de años), Escocia formaba parte del continente conocido como Laurentia, más al Sur se hallaba el continente de Báltica. Ambos continentes se fueron acercando de forma progresiva, acercando Escocia a lo que posteriormente serían Inglaterra y Europa. Todo éste proceso se conoce como la orogénesis Caledoniana y la línea de falla de las highlands muestra hoy en día el punto de junción entre ambos continentes.
Rocas Silúricas forman las tierras altas del Sur del territorio escocés (las Southem Uplands), que fueron forzadas a ascender desde su ubicación original en el fondo oceánico debido a la colisión de los continentes antes mencionados. Sucedió lo mismo con las highlands que, en esa época, debían ser tan altas como los Alpes actuales. A lo largo de todo este período, las rocas areniscas rojas (old Red Sandstones) se fueron depositando en las zonas más bajas. Como consecuencia de esta colisión entre placas tectónicas, Escocia sufrió una intensa actividad volcánica, con volcanes al sur y cámaras magmáticas (grandes depósitos subterraneos de magma que se encuentra a gran presión y con el tiempo puede llegar a fracturar la roca que lo envuelve, si así sucede, se puede producir una eropción volcánica) al Norte, que hoy en día forman montañas graníticas, como por ejemplo las Cairngorms, que es un parque natural al Noreste de Escocia que comprende la cordillera de Cairngorm y algunas colinas circundantes.
Durante el período Carbonífero (hace entre 355 y 295 millones de años), Escocia se hallaba ubicada en una zona cercana al Ecuador. En dicha época tuvieron lugar diversos cambios del nivel del mar y actividad volcánica que formó entre otras colinas la llamada "el trono de Arturo" (Arthur's Seat) en Edimburgo. Hasta el Triásico Escocia era una zona desértica, existiendo enormes afloramientos de gres en el Sudoeste.
Hasta el Terciario, las placas tectónicas prosiguieron con sus movimientos dando lugar a la aparición del Océano Atlántico. El punto de ruptura se produjo al Oeste de Escocia, dejando una cadena de antiguos puntos de actividad volcánica en las islas Hébridas. Se trata del último período de formación de rocas en Escocia.





Desde entonces, sucesivas glaciaciones han ido conformando el territorio a través de la erosión provocada por los glaciares, dando lugar así a la aparición de valles glaciares, a la vez que a la deposición de rocas arcillosas.
Fuente: elaboración propia a partir de los textos de Strahler i www.ucm.es

1 comentario:

Franky dijo...

muy clarita y buena esta explicacion.me gusta!!!estaba buscando geologia de edinburgo y me encontre este blog.gracias x perder tu tiempo en temas de geologia.
un geologo exiliado